El pasado viernes, 13 de marzo, se presentó en Madrid el estudio "El Ajo como producto natural. Sus componentes terapéuticos activos y preventivos". Coopaman ha colaborado con la SEGO (La Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología)  para evidenciar el efecto preventivo del ajo morado  en varias patologías que pueda presentar la mujer, a lo largo de su vida, cuando se integran ciertas pautas alimentarias naturales, constituyendo lo que se llaman alimentos ginecosaludables.

 

 

El estudio está basado en el seguimiento de 350 mujeres, durante un año y medio. La dosis diaria recomendada de ajo morado no debería ser inferior a un diente de bulbo, lo que equivale a 1ml/100 g de peso corporal, administrado por vía oral, diariamente y en periodos de cuatro semanas.

El ajo morado presenta importantes beneficios en las distintas etapas clínicas de la mujer. En el embarazo,  puerperio, pues ayuda a la cicatrización, en caso de cesárea, episotomía,  desgarro perineal o lesiones del pezón. También resulta beneficioso para síndromes varicosos, hipertensión, diabetes gestacional, enfermedades autoinmunes, hepáticas, aumento patológico del colesterol y grasas en general y las enfermedades infecciosas provocadas por hongos y parásitos. En el ámbito ginecológico atenúa la dismenorrea, sangrado uterino, efectos secundarios de la anticoncepción hormonal, siendo a su vez un efectivo protector hepático, un modulador de la coagulación, previniendo las trombosis-varices y presentando un acción estimulante en la producción de insulina y, por tanto, descendiendo los niveles de glucosa en sangre.

 

 

Los especialistas han declarado que "este estudio se ha realizado en un intento de elevar a nivel científico el conocimiento y la efectividad de los principios naturales contenidos en la alimentación humana. De hecho, una gran cantidad de medicamentos y fórmulas galénicas actuales provenientes de alimentos naturales, han demostrado su efectividad farmacológica en múltiples patologías en la especie humana y animal, en el caso del ajo está más que contrastado".

 

 

Una de las mejores opciones culinarias debería incluir el ajo morado en la dieta alimentaria, dado su efecto preventivo de todas las patologías que se exponen en el estudio realizado por la SEGO.  No obstante, debe tenerse en cuenta los efectos negativos y contraindicaciones de este alimento en personas que presenten intolerancia digestiva o alergias.

Existen diferentes formas de presentación del ajo morado, pueden venir como polvo de ajo, aceite destilado de ajo, perlas, crema, etc. Además de su forma natural, como ajo machacado, cortado o cocido brevemente, ya que en estas circunstancias, aumenta su potencialidad terapeútica. De hecho, se está investigando para contribuir a la comodidad del consumidor y que, en un futuro, el ajo no sólo pueda tomarse de forma natural, sino también en forma de extracto, "se trata de contribuir al consumo de este producto de  un modo más cómodo y que contenga todas sus cualidades", afirma Julio Bacete, Presidente de Coopaman.